viernes, 30 de abril de 2010

jueves, 29 de abril de 2010

miércoles, 28 de abril de 2010

Habitación 415




Hay historias en la prensa, que parecen sacadas de un guión de cine.
Se nos presentan extrañas y ajenas y casi imposibles de ser pensadas o vividas.

Cuando son muchos los que no soportan la blancura de una bata de hospital o ese olor aséptico que tanto los caracteriza, nos enteramos que hay personas que no han conocido otro hogar mas que ese.

La historia de Agapito, recien fallecido, asi nos lo prueba, porque su vida no fue una existencia al modo tradicional desde el mismo momento que le abandonaron con tres años en la puerta del Hospital Provincial de Sergas.

Este seria un caso de los muchos que pueblan las historias, solo que Agapito, hizo del Hospital su vivienda para siempre, debido a una enfermedad que lo acompañaba.

Gracias a un subsidio que le pasaba la Fundación Sálvora, que se ocupa de personas que no tienen a nadie que los cuide, pudo disfrutar de su estancia, con los privilegios que le concedió la veterania.

Llegó seguramente, a ver este centro como su único hogar, y al celador que le llevó a ver el mar, como su única familia.

Casos, que nos hacen pensar, que en su prisión tal vez Agapito fue mas feliz que otros viviendo en lujosas residencias y sin el cariño de nadie.

Durante su entierro, su "gran famlia" del Hospital lo acompañó emotivamente.

Historias de hospitales y de soledades, para esta tarde de miércoles.

lunes, 26 de abril de 2010

Noche de bodas...




Tropiezo con un curioso cuadro del autor  naturalista francés Jean-Eugene Buland.
Enmarcado dentro de sus cuadros dedicados a la vida de campesinos,nos presenta una escena abierta a cualquier tipo de interpretación, sino fuera porque el título nos da la clave de la historia: "Inmediatamente después de la noche de bodas".

Pero la pareja, no se encuentra en un hotel- resort de Cancún, ni siquiera comparten lecho desordenado, o desayuno esmerado tras la  consumación del acto.

Nuestros recién casados se encuentran frente a la mirada justiciera de un miembro eclesial, que sentado rígidamente, parece dispuesto a escuchar todo tipo de explicaciones.

El flamante esposo, tampoco parece muy contento, pero sin duda, la recién casada, muestra su timidez (o su culpa) con una afligida actitud, que toma cuerpo con su pose cabizbaja).

¿De qué tienen que dar cuentas?¿De qué arrepentirse?.

Indago en otros cuadros del autor y encuentro uno que me da posibles pistas...de una situación similar:
Ofreciendo la virginidad, después de la boda, pero en este caso, el marido espera con otros acompañantes, mientras la recién desposada, ante el altar parece tranquila y complaciente



Algo falla en esa temible escena del despacho, un inmenso sentimiento de desasosiego vuela en el ambiente... solo el autor, podría desvelar, la pena, penita pena... de la pobre recien casada.

Aquí os lo dejo, para que saqueís vuestras propias conclusiones, en esta primaveral mañana de lunes.

miércoles, 21 de abril de 2010

La gota y la luna

Una gota de lluvía temblaba en la enredadera.
Toda la noche estaba en esa humedad sombría
que de repente
iluminó la luna.


Gota de lluvia es un poema de José Emilio Pacheco, ganador del Premio Cervantes 2009.

martes, 20 de abril de 2010

domingo, 18 de abril de 2010

No quiero vivir mi vida así.



Por qué será que cuando entrego el corazón
me lo lastiman sin razón
Por qué será que cuando amo de verdad
alguien me viene a lastimar
Y va sembrando en mí la duda...

Será que a mi la suerte en el amor me abandonó.
y la tristeza me acompañará.
y que mi amigo fiel es el dolor.
y que mi amante es la nostalgia.
ya no quiero más seguir así,
no quiero vivir mi vida así...

Por qué la vida es así
Por qué no tiene piedad
Por qué me ha enseñado a amar.
Luego me hace sufrir
Por qué la vida es así
Por qué me hace llorar
Se nunca a nadie hice mal
Ay, dime...

Por qué la vida es así
Por qué no tiene piedad
Por qué me ha enseñado a amar
Luego me hace sufrir
Por qué la vida es así
Por qué me hace llorar
Tan sólo quiero entenderlo...

Será que a mí la suerte en el amor me abandonó
Y la tristeza me acompañará
Y que mi amigo fiel es el dolor
Y que mi amante es la nostalgia
Ya no quiero más seguir así...

No quiero vivir mi vida así





sábado, 17 de abril de 2010

mi corazon...sin ti



Suena el run run de mi mundo marron
doble racion de realidad comun
desde un rincon...de mi habitacion
primera fila solo para mi.

a mi me suena el run run de mi corazon
no se me quita el gusanillo de ti
me suena el run run dentro de una estacion
mi ultimo tren ya no quiere salir

si es que algo me quema
por dentro tengo un hoguera
aunque mi sangre se envena
con el tiempo que me queda
que me lleve un diablo viejo
que esta dentro de mi espejo...gris

saco mi bandera negra
con la calavera
que quiero llegar al cielo
trepando por tus caderas
me paro a medio camino
para descansar contigo...aqui

mi corazon...sin ti
mi corazon...sin ti

suena el big bang dentro de una cancion
un universo que quiere nacer
a mi me suena su run
mi mundo interior
que a mi me gusta que se escuche bien

a mi me suena el run run de mi corazon
no se me quita el gusanillo de ti
me suena el run run dentro de una estacion
mi ultimo tren que no quiere salir

si es que algo me quema
por dentro tengo un hoguera
aunque mi sangre se envena
con el tiempo que me queda
que me lleve un diablo viejo
que esta dentro de mi espejo...gris

saco mi bandera negra
con la calavera
que quiero llegar al cielo
trepando por tus caderas
me paro a medio camino
para descansar contigo...aqui

mi corazon...sin ti
mi corazon...sin ti

y yo no se que tengo que hacer
para poder ver-me el cuerpo por dentro
adivinar mi forma de ser
la fuente que da los remordimientos

y yo no se que tengo que hacer
para poder ver-me el cuerpo por dentro
adivinar mi forma de ser
la fuente que da

mi corazon...sin ti

jueves, 15 de abril de 2010

martes, 13 de abril de 2010

Donde ni el diablo quisiera vivir...




La vida de una mujer, en Ciudad Juárez no vale nada.

Desde 1993 se han ido produciendo asesinatos y desapariciones, todas ellas con características comunes que han dado forma al término "Feminicidio".

Muchas son las posibles causas que envuelven estos crímenes, pero ya están bastante definidas algunas de sus características: Son crímenes que se han producido en un contexto social determinado y tras una serie de acontecimientos:

Desde 1985, las maquiladoras ofrecen trabajo destinado principalmente a las mujeres.Se instalan en Ciudad Juarez y se convierten en un foco de atracción para la inmigración de otros lugares del país.
A Partir de este momento, es la mujer la que aporta dinero, (aunque solo sean 6 miseros dolares al día y en unas condiciones laborales próximas a la esclavitud).

La mujer es un ser del cual se puede prescindir facilmente, por la total impunidad de los culpables ante las autoridades.
El asesinato no solo no es causa de condena sino que se convierte en un lenguaje lleno de mensajes: "Nosotros somos quienes tenemos el poder, de matar, de torturar y de violar".
Es por eso que los cuerpos ni siquiera se entierran, no se molestan en ocultarlos, sino que son "tirados al desierto" para dejar claro, quien es el que tiene el poder y la fuerza.

Geograficamente, Ciudad Juaréz es un desierto inhóspito, que ha crecido como ciudad sin criterio ni servicios. Es facil en este paisaje la dispersión, la soledad el delito.

Históricamente, Ciudad Juaréz, ha convivido siempre con el tráfico ilegal hacia Estado Unidos, ya bien en la ley seca, con el trafico de alcohol, en los años 20, como de sustancias psicotrópicas en los 60-70 y posteriormente armas y otras tipologías de drogas.
Ante un panorama así, es fácil entender el contexto del feminicidio:

- Mujer infravalorada, a quien se le aplica una extrema violencia,
- Permisibilidad social
- Impunidad de las autoridades.

Emilio Ginés, junto con los abogados Michelle Salas y David Peña, miembros de la Asociación Nacional de Abogados Demócratas, aceptaron defender ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a las víctimas del "feminicidio" en Ciudad Juárez pidiendo que se reconociera la responsabilidad del Estado mexicano en la situación que viven las mujeres en esa localidad del norte de México.


Emilio Ginés

David Peña


Michelle Salas

El juicio se celebró en abril del pasado año,y en diciembre la sentencia resultante concluyó con tres acciones a cumplir por el Gobierno Mexicano:

- La creación de un banco nacional de mujeres y niñas desaparecidas.

- La obligatoriedad del estado mexicano de investigar las desapariciones de mujeres y niñas.

- La creación de un página de internet donde se de a conocer niñas y mujeres desaparecidas para que aunque sea anonimamente, la gente pueda aportar pistas o datos que faciliten su localización.

De todo esto, se habló, se debatió y se vivió ayer, en el emotivo acto celebrado en la sede del PSM: Ciudad Juarez, historia de un feminicidio y que contó con las intervenciones de Carmen Toledano, Secretaria General de Políticas de Igualdad del Partido Socialista de Madrid, Estefania Suarez, miembro Organización Sectorial de Participación Ciudadana, Francisca Sauquillo,Presidenta MPDL, Emilio Ginés, miembro del Subcomité de Prevención de la Tortura de Naciones Unidas y los abogados Michelle Salas y David Peña, miembros de la Asociación Nacional de Abogados Demócratas.




Tambien, se proyectó el video: ."La lucha de las mujeres de Juarez", del director Dominique Othenin-Girard que relata el fenómeno de la violencia en el norte de México que ha terminado más de 500 mujeres asesinadas desde 1993.





Ahora los primeros pasos, están dados y aunque queda por hacer, el cumplimiento de la sentencia, la experiencia del juicio ha sido muy positiva: Los familiares de las victimas han podido contarlo por primera vez ante un tribunal y se ha reconocido jurídicamente el término "feminicidio" como el ataque a la mujer, por el siempre hecho de ser mujer.



Después de ti no hay nada


¿Quien me va a curar el corazón partio?


domingo, 11 de abril de 2010

El crímen (cubo) de Moneo



...es que sigue sin convencerme.

Un matrimonio imposible condenado al fracaso, dos mundos dispares, dos texturas distintas, dos lenguajes opuestos.



Hoy paseando por la maravillosa mañana de domingo que nos regalaba el Paseo del Prado de Madrid, los he visto juntos y han vuelto a impactarme visualmente.


No, señor Moneo, el cubo, no encaja con los Jerónimos, no va a cuadrar estéticamente nunca....


lunes, 5 de abril de 2010

La virtud vacilante...


No todo el Rococó fueron redondeadas pastorcillas, que balanceaban sus curvas en columpios de flores.
Cuando surge el deseo moralizante de la pintura, nos encontramos ejemplos como el de Jean-Baptiste Greuze, que nos narra historias y moralinas, entre la inocencia y el erotismo de sus figuras femeninas.

Alabado por Diderot, fue criticado, a pesar de querer hacer pedagogia con sus pinceles, por algunos coetaneos por la frivolidad de sus imagenes.

Y es que Jean-Baptiste, plasma la pérdida de la virginidad con eternas metáforas, como la de un cántaro o un vidrio roto, pero sus modelos, miran sensualmente al espectador, la mayoria de las veces con un seno fuera.






Es en el cuadro "The Complain of the Watch",  que podríamos traducir libremente como la queja del reloj, y que también se denominó: la virtud vacilante...donde el pintor francés lanza su mensaje mas didáctico solamente con algunos detalles, que bien podéis ver .




La dama, como de costumbre, con su seno descolocado, acaba de terminar una relación carnal, nos lo dice su ropa, los lazos de su corsé sobre la silla, , las prendas sobre la colcha y lo que  es la prueba definitiva: la cama deshecha.

Sus labores ruedan desordenadas, el reloj indica el paso del tiempo, irrecuperable y sobre la mesa una carta vaticina el final de una relación.

viernes, 2 de abril de 2010

Carta a Dios


El hombre pasa media vida buscando respuestas a su existencia y lógica a su destino.

He de reconocer que cuando leí esta Carta a Dios, se abrió para mi una nueva dimensión sobre mis creencias y sobre mi propia fe...¡Me sentia tan identificada en tantas cosas!.

Se puede decir que narra paso a paso mi misma historia, mi misma experiencia...y al final: la luz, la conclusión.

No es una carta de resentimiento, ni denota el tono de otros grandes escritos que pedían cuentas a Dios entre la ira y la exigencia.


Es un texto meditado y respetuoso, una experiencia que he hecho mia y quiero compartir con vosotros, este viernes santo.

"No tengo fe. Viví , con la emoción de esa edad, una adolescencia y una juventud de entusiasmo religioso. Creía entonces en un Dios de justicia y de igualdad, en una religión generadora de virtudes personales, en un Evangelio como fuente de emancipación humana. Tradición religiosa, educación cristiana y una Iglesia abierta a la protesta antifranquista de aquellos años sesenta me acogieron bajo sus faldas para darme formación, amigos, conciencia y argumentos, motivación moral en aquella juventud reprimida y limitada en tantas cosas, al tiempo que rebosante de tantas otras, como plena de ilusiones y esperanzas.


Viví entonces la fe. Creí en un Dios alfa y omega de la vida, en un Dios protector y exigente, referencia moral de mis actos y de mi conducta, espacio obligado de mi espiritualidad. Intenté ajustarme a las normas de una vida religiosa honesta, lo que no era fácil a aquella edad y me mantuve fiel y coherente con esas creencias y sus consecuencias hasta bien entrada mi madurez.


Pero poco a poco dejé de creer en Ti. Una narración histórica incomprensible. Una explicación teológica abstracta y esotérica. Una visión del mundo acientífica e irreconciliables dentro de la misma Iglesia. Una pluraridad de fes y de vivencias religiosas tan antagónicas como irreconciliables dentro de la misma Iglesia. Una Iglesia oficial y otra jerárquica alejada y distante, amiga de mis enemigos. ¡Tantas cosas! Pero, sobre todas ellas, lo que me alejó de Ti fue la política. No, no digo la política tal como la conocemos hoy, con sus estructuras orgánicas y administrativas, con sus cargos representativos y toda la liturgia que acompaña a la democracia.


No. Hablo de la política en su estado puro. Hablo de la militancia antifranquista de finales de los sesenta, el sindicalismo en la fábrica, la épica de las actividades clandestinas, la cárcel, la solidaridad, el panfleto, la pegatina, la multicopista, la reunión secreta, las manifestaciones por la libertad y los derechos humanos. Hablo de una fuerza irresistible cargada de justicia y de emoción para superar la España franquista, la Euskadi oprimida y la justicia pisoteada.
Allá por el sesenta y ocho, cuando yo tenía veinte años , la política y el sindicalismo empezaron a ocupar mi corazón, es decir, mis inquietudes, mis aspiraciones, mis nuevas referencias morales. Eran cosas palpables, comprensibles, necesarias, como los sindicatos, los derechos, la democracia. Era un proceso que evolucionaba en un discurrir irrefrenable hacía el fin de la dictadura y el amanecer de la libertad y la democracia. Era la solidaridad en su máxima y mas emocionante expresión, como cuando había que parar la fábrica en el Proceso de Burgos contra el fusilamiento de los condenados por el tribunal militar. Todo eso me atrajo y me comprometió para siempre.


Pero nunca dejé de pensar en el cristianismo como referencia moral y compromiso. Respeté sus enseñanzas y reconocí a quienes desde su fe, proclamaban ideales de justicia y trabajaban honrada y desprendidamente por los demás. Es más, encontré más y mejores socialistas que en mi propia casa en aquellos voluntarios cristianos que, desde un compromiso evangélico profundo y auténtico, ejercían la solidaridad con los parados, con las familias desestructuradas, con los enfermos de sida o con los jóvenes que habían fracasado en la escuela. Cristianos jóvenes trabajando por la paz, por el desarrollo del Tercer Mundo, luchando contra la exclusión y educando a quienes más lo necesitaban. Ahí volví a encontrarte.

Te encontré en mis amigos socialistas cristianos o cristianos socialistas, con los que tendí puentes para unir dos conceptos y dos mundos afines y complementarios, absurdamente separados por la historia española y por un siglo XX de enfrentamientos y desencuentros entre izquierda e Iglesia o, quizá mejor, entre Iglesia e izquierda. Te encontré en una multitud de compañeros que se acercaron al partido por su fe y que militan en la izquierda de muchos países como consecuencia de su compromiso evangélico.
Te encontré en países pobres en forma de teología liberadora. Te encontré en barrios marginales en forma de múltiples organizaciones que prestan sus brazos al Estado del bienestar y ejercen la solidaridad personal con un sacrificio desconocido en estos tiempos de individualismo y consumismo egoísta.
Te encontré, pero sigo sin verte. Las mismas dudas de entonces. La misma incapacidad para comprender tu relato histórico. La misma perplejidad ante la abstracción de la fe. Sigo amarrado al realismo de la sociedad que me rodea. Angustiado ante las nuevas necesidades. Motivado por nuevas exigencias desde la misma aspiración de justicia y de cohesión social en la libertad.


No te veo, pero te tengo por un aliado. La alianza personal que he tejido estos últimos años con uno de los tuyos. Uno de los mejores, Carlos García de Andoin, querido y admirado amigo de quien prestada su espléndida cita de Weber y Bobbio: “Entre la maldita costumbre de la Biblia de ponerse del lado de los pobres (Max Weber) y la estrella polar de la izquierda, la igualdad (Bobbio), no solo hay compatibilidad, sino una gran afinidad.
Los viejos conceptos de libertad, igualdad y fraternidad que configuran el universo cultural del socialismo nacieron del humanismo cristiano, de una convergencia prepolítica entre nuestros dos mundos. El socialismo de hoy necesita una sociedad educada en esos mismos valores, en esa concepción desprendida del buen samaritano, en esa actitud solidaria del voluntario cristiano, en esa aspiración profunda de paz y tolerancia que emerge del Evangelio. Esa moral cívica siempre será la base cultural del socialismo. Por eso, otro admirado amigo del a doble militancia cristiana y socialista, Rafael Díaz Salazar, acostumbra a decir que el cristianismo, con toda su carga de austeridad y de entrega, debe fecundar y ayudar a la renovación de la izquierda.


No soy creyente. Lo fui. Ahora solo soy socialista, pero siempre he creído que en el cristianismo hay una profunda raíz de compromiso con la justicia y con la emancipación humana."


Te deseo lo mejor.
"50 Cartas a Dios".Enero 2006.
Ramón Jáuregui.

Pidiendo escaleras...