miércoles, 29 de junio de 2011

Al señor Arias...



Un amigo muy querido y estimado, me comentó hace unos días la pérdida de su padre.
Y pensé pausadamente como consolar su dolor sin encontrar fórmulas mágicas, ni quisiera estipuladas frases de cortesia.

Acompaño su pena, y lo hago con la unica herramienta que tengo, la poesía y la música.

Un abrazo y mi recuerdo a quien merece todo mi respeto por ser el padre de una gran persona como tú.
Va por ti José Antonio: Versos de Sabines y una balada de Saratoga.


Papá por treinta o por cuarenta años,
amigo de mi vida todo el tiempo,
protector de mi miedo, brazo mío,
palabra clara, corazón resuelto,

te has muerto cuando menos falta hacías,
cuando más falta me haces, padre, abuelo,
hijo y hermano mío, esponja de mi sangre,
pañuelo de mis ojos, almohada de mi sueño.

Te has muerto y me has matado un poco.
Porque no estás, ya no estaremos nunca
completos, en un sitio, de algún modo.

Algo le falta al mundo, y tú te has puesto
a empobrecerlo más, y a hacer a solas
tus gentes tristes y tu Dios contento.

Toda la hermosa oda de Jaime Sabines a su padre muerto, se puede leer entera aqui.

lunes, 20 de junio de 2011

Nunca más de dos horas al día.


Era Barbara La Marr ,una famosa actriz del cine mudo, que siempre llevó el sobrenombre de "la muchacha demasiado hermosa".

Vida intensa y corta, gastó su belleza y juventud con ritmo desenfrenado, cinco matrimonios, incontables amantes y una máxima: no dormir nunca mas de dos horas al dia.

Pero el resto de las horas, las consumió en fiestas y bailes inmersa en la vida nocturna de Hollywood y en otras sustancias que la llevaron a la muerte, no se sabe si por sobredosis o por tuberculosis y nefritis.

La hermosura se marchita tanto más cuanto más se poseé.




viernes, 17 de junio de 2011

Porque me gusta a morir



Porque me araña
Me inquieta y me va,
Porque despierta en mi cosas
olvidadas ya,
Porque ha llegado
calando en mi piel
Siento unas ganas inmensas
De hacerlo con el.

Porque me invade
Y me agita su voz
Y siento hasta escalofríos
Acercándonos,
Porque hay respeto
Y ternura a la vez
Siento unas ganas inmensas
De hacerlo con el

Porque me gusta a morir,
Porque me gusta a morir,
Yo se que seria increíble;
Podría pasar cualquier cosa;
Tocar con mis manos la Gloria
Si ahora lo hiciera con el.

Porque me gusta a morir,
Porque me gusta a morir,
Me enciendo tan solo pensarlo,

Me excito, me lleno y me exalto,
No se si podría aguantarlo
Si ahora lo hiciera con el
Porque me gusta a morir

Feliz Finde!

miércoles, 15 de junio de 2011

martes, 14 de junio de 2011

Letania.



"Se había puesto a repetir mi nombre como una letanía.
 Bajito. Así es como mi nombre se convirtió en un lamento".

(Pascual Quignard).

sábado, 11 de junio de 2011

Arrimando promesas


Si crédulos decimos hasta siempre
tal vez pensamos que ese siempre sigue
y sin embargo no va a ser eterno
por algo va con uno o dos candados
quizá para cerrarlos de sorpresa
en el momento menos previsible
nada ni nadie son eternos/pasan
arrimando promesas que no cumplen
y los crédulos cazan en el aire
siempre mas siempre se diluye y borra
queda nunca más nunca y ya no sirve

Mario Benedetti.

viernes, 3 de junio de 2011

El Bello Otero



Recuerdo que era aun niña, cuando la tele y las revistas presentaban a Manolo Otero como el hombre mas guapo de España.
Digo España, porque un poco antes, el mas guapo de Francia era Alain Delon y seguro que en cada país, había un galán parecido.

Reflexionando un poco, lo cierto es que Manolo Otero no tenía una belleza extraordinaria, pero si un conjunto de cualidades que le hacían irresistible.
Mirada intensa, cara afilada, sonrisa atractiva y sobre todo la voz, la voz era la clave.

Manolo Otero parecía que te susurraba al oido cuando cantaba, parecía acercar esa sensación de bailar pegado a alguien en la disco y sentir el calor de su aliento cerca de la mejilla, imparable a deslizarse en búsqueda de los labios, para culminar en un beso.

Dicen que solo tuvo una canción famosa, la que os dejo, pero lo cierto es que siguió cantando, afincando en Brasil, hasta que hoy ha apagado su voz para siempre.

La verdad es que era guapito, bien peinado y picaron, como deben de ser todos los hombres, entre el puntito canalla y la ternura.

Descanse en paz, ahora que tiene todo el tiempo del mundo.