viernes, 23 de marzo de 2012

a mi medida..


¡Pero qué dulces fueron esos dias
creyendo que me amabas!
¡viviendo de tu amor a mi medida,
donde nada sobraba! 

Lo malo es que mi mundo era un  libreto
donde sobreactuaba,
mientras yo me creia mis mentiras,
 solo me ignorabas!

Aprendiz de primavera.
Marzo 2012

Oleo: Cyprien Eugene Boulet

lunes, 12 de marzo de 2012

Muñequita no linda



La muñequita linda de cabellos de oro, de dientes de perla y labios de rubí cada dia es menos muñequita y menos linda.
La realidad transforma las ilusas imágenes que nos acompañan desde niños, en caricaturas fracturadas por el tiempo y el desencanto.
Seguir, sin transpasar la frontera entre lo bello y lo real, no hay otro camino posible.



jueves, 8 de marzo de 2012

martes, 6 de marzo de 2012

De los aguijones del amor...



Robar o tomar sin permiso se paga.
Se paga en carne propia, es inevitable.

Poco importa que sea el amor el que nos lleva a cometer esa torpeza.
El placer, el eros, el mismo deseo sexual viene, desde la Antiguedad, marcado con el castigo, lo uno es consecuencia de lo otro.

Quizá por eso Lucas Cranach, en 1529 tomó un poema de Teócrito para su lienzo Cupido quejándose a Venus.


EL LADRÓN DE MIEL

Una abeja maligna picó un día
a Eros que robaba una colmena,
y le picó en la punta de los dedos.
Eros patea, grita, se lamenta,
se sopla las heridas y a Afrodita
mostrando su dolor, llora y se queja
de que por ser tan pequeño y diminuto
produzca unas heridas tan cruentas.




Un desesperado Cupido trata de apartarse las abejas que le han picado por robar un panal de miel. Venus no parece inmutarse, en su pose cortesana junto a las manzanas símbólicas del deseo que cuelgan sobre su cabeza.
Las lecturas del cuadro ven en el una alegoria a las temidas enfermedades venéreas que asolaban Europa en sus guerras continentales,sobretodo la Sifilis.

El uso del amor (robado/prohibido o no) irremediablemente nos condena al pecado o a la enfermedad, esa es la moralina.

Seguirá la maldición picando en las carnes de todos los enamorados, ya sea en el siglo XVI como en el XXI.

jueves, 1 de marzo de 2012

Arboles, llaves y llamadas...


El mundo de códigos de las composiciones de Sarolta Ban, artista visual húngara, nos abre las puertas del subconsciente.
Para que cada uno teja su propia historia con los los iconos que rellenan los recuerdos que duermen en nuestras cabezas.
Arboles, subidas a otros cielos, llaves que abren o cierran posibilidades, actitudes de primate...la luna, el vacio, la noche, las llamadas que no suenan nunca. dormidas en telefonos imposibles...este es el mundo de Sarolta

Que cada uno se autoanalize con las piezzas de su puzzle.