lunes, 10 de enero de 2011

Ausencia, niebla y Perrofin.



Es la ciudad de los abuelos y los nietos.Y también de la muerte en la niebla.
El cantón de Chunchi, en Ecuador es el lugar donde se concentra la mayor tasa de suicidio infantil y juvenil de todo el planeta.

Sus padres, migrantes en EEUU o España, los dejan al cuidado de abuelos o hermanos mayores y la terrible ausencia, desamparo y abandono que sienten estos pequeños, les conduce a quitarse la vida.

Mas de 780 niños crecen sin padres en estas tierras altas donde habita la niebla, el 10% de ellos ha intentado el suicidio.

Mas cifras: desde el 2005 hubo 58 menores que pusieron fin a sus vidas.

¿Los métodos? igual de sórdidos que escalofriantes: la horca en un árbol, pólvora de petardo o estricnina, el matarratas y perros callejeros que allí denominan Perrofin.

Son los otros efectos colaterales de la inmigración, muchos padres, ni han llegado a tiempo de los entierros, pues si no se les atiende en una hora fallecen rapidamente.

Triste reseña que nos hace pensar, si vale la pena un puñado de dinero por unas pérdidas tan dolorosas.

Hay ausencias, que no suple ninguna mejora material.

3 comentarios:

  1. Natalia3:17 p. m.

    Siempre leo su blog y me alegra encontrar ahora un post que trate sobre mi tierra. Soy ecuatoriana, de Riobamba, la ciudad mas cercana a Chunchi, ciertamente es muy triste y doloroso lo que ocurre en este sector. Me ha admirado descubrir que Chinchi tiene la taza de suicidios mas alta en "todo el mundo", resulta escalofriante. Sin embargo, eso es solo un boton para otros daños que tambien causa la migracion. No hay nada peor que dejar el hogar y la tierra de uno, el dolor del migrante es un dolor incomparable.
    La felicito por topar estos temas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario Natalia.
    Cuando lei en algunos medios la noticia me dió tanto dolor que vi necesario hacer una reseña en el blog, aunque de poco creo que pueda servir, para todos esos niños y jovenes que vivin sin el cariño de sus padres.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Natalia1:27 a. m.

    No lo crea. En realidad usted hace mucho. Basta con decirlo que aquí en mi país nadie ha mencionado este tema, me ha resultado muy curioso venir a enterarme de semejante problema nacional por una fuente extranjera. Por lo tanto el solo hecho de difundir la noticia es ya una gran, gran ayuda.
    Saludos.

    ResponderEliminar